Todas las miradas sobre Amaranthus Palmeri

Escrito por Florencia Sambito - Maleza Cero. Posteado en Notas exclusivas

Con eje en una maleza que preocupa a todos, una jornada en La Pampa pensada para acertar en los manejos.

Esta semana, en el Establecimiento Cabodevilla sobre la Ruta Provincial 101, tuvo lugar una Jornada de experiencias en el manejo de Amaranthus palmeri, organizada por el Colegio de Ing. Agrónomos de La Pampa (CiaLP) y el INTA Anguil.

La Ing. Agr. Jorgelina Montoya, organizadora y disertante durante la jornada, contó a Maleza Cero cuál fue el objetivo del encuentro: “Desde el año pasado, en La Pampa, hemos conformado un comité entre distintos organismos públicos y privados, entre ellos el INTA, el Ministerio de la Producción y el CiaLP en pos de formar un equipo de trabajo”. Cada cual con su expertise, el propósito de este equipo es  llevar adelante distintos tipos de experiencias, trabajos y jornadas en torno a las malezas.

¿Por qué Amaranthus palmeri? El foco del trabajo se centró en “Yuyo colorado” y la decisión no fue para nada antojadiza. “Es una maleza que viene dispersándose de forma significativa desde el sur de la provincia de Córdoba y San Luis, y ya está ingresando a la provincia de La Pampa. Ya sabemos que es una malezas sumamente competitiva, con resistencias a inhibidores de ALS y glifosato, con lo cual merece un tratamiento especial para acertar y mejorar el manejo de esta especie”, sostuvo la Ing. Montoya.

Para la organización de esta jornada, inicialmente se realizó una visita a un campo que el CIALP  había alquilado, allí se observaba un lote con un nivel de infestación elevadísimo, “algo diferente a lo que vemos normalmente”. Allí se implementaron una serie de ensayos con cultivos de cobertura (CC), sin CC, y con destino a soja y maíz; se intervinieron en distintos tipos de barbechos químicos en pre- siembra. Dichos ensayos fueron conducidos desde el INTA y también desde el CiaLP, buscando ante todo reducir el nivel de infestación, la presencia de la maleza en el lote.

 

A campo

A la hora de las conclusiones, Montoya refirió que uno de los hallazgos más significativos se observó en los trabajos de flujo de emergencia de malezas, comparando el lote con CC, con el lote sin CC. “Fue significativamente inferior el establecimiento de la maleza en el lote que provenía con un centeno como CC, aproximadamente un 30% de presencia respecto del 100% del  lote desnudo”, explicó la Ing. “Esa es una herramienta tecnológica clave, porque además de todas las otras bondades que puede ofrecer un CC para el suelo, no sólo va a reducir el establecimiento de malezas sino que también que económicamente- si bien tiene un costo- te estás ahorrando un par de aplicaciones”.

Los mejores tratamientos. Luego, se evaluaron distintos tratamientos según los cultivos presentes: soja y maíz. 

Adama participó de esta experiencia con sus soluciones Tribune y Metolachlor Agan.

Adama participó de esta experiencia con sus soluciones Tribune y Metolachlor Agan.

“Si pensamos en soja, ante todo y como premisa, la idea fue no usar ningún herbicida inhibidor de ALS siendo que es conocida la resistencia de palmeri y, a su vez, la tolerancia que ofrecen las amarantáceas”, manifestó la especialista.

Se analizaron una serie de tratamientos que podrían ser interesantes a partir de un barbecho químico: en base a sulfentrazone, o sulfentrazone mezcla con metolaclor, o bien fomesafen más metolaclor. “Claro que tenemos que estar viendo el tema de dosis. Las mayores dosis podemos estar aplicándolas sobre el barbecho químico, mientras que en preemergencia tenemos que empezar a ajustar un poco más por posible fitotoxicidad en los cultivos”, aclaró Montoya. “Tratamientos en base a flumioxazín o sulfentrazone más metribuzín, también son estrategias interesantes pensando en soja”.

La lluvia que comenzó cerca del mediodía no detuvo el interés, y la reunión siguió en la sociedad rural. Allí se analizaron “a salón”, las conclusiones de tratamientos para maíz.

Jorgelina disertando

“Como premisa básica para que los tratamientos sean eficaces y no tener que estar interviniendo con distintos tratamientos a lo largo de la campaña, hay que dar con el tamaño exacto de las malezas: hacer las intervenciones en estadio de plántula, cuando la planta es joven, allí donde los tratamientos de herbicidas sean eficaces”, sostuvo Montoya.

A futuro. “La inquietud que se presenta en adelante es que cada vez empezamos a ver más problemas de resistencias en otras especies. Al ser una región semiárida, en la provincia de La Pampa se retrasó la aparición de resistencias. La intensificación de la agricultura no fue tal como en otras regiones, con lo cual esto se fue demorando pero ya estamos viendo que empiezan a aparecer resistencias en sorgo de Alepo, lo que sería un problema gravísimo. Todos nos miramos con mucha preocupación: cómo vamos a seguir manejado estos sistemas que cada vez se están complejizando más en cuanto al sistema de malezas. Posiblemente, si se complejiza más el sistema productivo logremos manejar mejor las malezas que han respondido a una simplificación absoluta del sistema de producción. La naturaleza se adapta perfectamente a los cambios, principalmente si esos cambios los sostenemos en el tiempo, y hacemos un manejo idéntico y sistemático durante años”.

La rotación de cultivos puede contener la respuesta. “Creo después las últimas medidas anunciadas por el Ministerio de Agroindustria, va a ser muy propicio para hacer un manejo de rotación de cultivos lo cual conllevará a un manejo mucho más diverso de los sistemas de producción y de ello, en particular, el manejo de malezas”.

ADAMA/ Maleza Cero

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario