A las malezas, siempre con múltiples acciones

Escrito por Florencia Sambito - Maleza Cero. Posteado en Notas exclusivas

Simplemente rotar modos de acción no solucionará el problema de malezas. Así lo demuestra un estudio de casos de Aaron Hager, malezólogo de la Universidad de Illinois.

En una reciente publicación, la Corn & Soybean Digest realiza un pormenorizado análisis de las  soluciones en términos de malezas que se están evaluando en EEUU. Allí se cita el caso de productores que, como Roy Wendte, proyectan terminar con sus problemas de malezas con un doble golpe cada vez que aplica. “trato de usar múltiples modos de acción con cada aplicación de herbicidas, al menos dos o tres modos” afirma este productor de Altamont, Illinois. La aplicación de residuales en todas las hectáreas de sus cultivos se suma a su estrategia de aplicar tantos modos de acción como la campaña le permite.  Esta es la mejor manera de avaluar la curva de evolución de las malezas resistentes, de acuerdo a nuevos hallazgos de la Universidad de Illinois. Los productores deben exponer a las malezas- tanto en pre como en post emergencia- a más de un modo de acción efectivo en cada aplicación, afirma uno de los coautores de dicha investigación, Pat Tranel, malezólogo de la Universidad de Illinois.

“Siempre vas a tener un porcentaje de población de malezas naturalmente resistente a un modo de acción herbicida,” establece Amy Asmus, un Ing. Agr. de Rake, Iowa. “Pero si tu aplicación herbicida tiene dos modos de acción efectivos, en vez de seleccionar a esa maleza, la vas a estar matando”. Es el mismo abordaje de la medina, explica Tranel donde los patógenos son sometidos a un  cocktail de múltiples drogas, saltando la evolución de los eventos resistentes.

La rotación de herbicidas, por si sola, falla. La rotación de herbicidas es una manera en que muchos productores piensan manejar la resistencia. Pero el estudio de Illinois muestra que rotar químicos falla en este sentido. De hecho, en algunos casos se ha demostrado que incluso lo acrecienta.  

Los investigadores “trackearon” la incidencia de las malezas resistentes a glifosato entre 105 productores centrales de Illinois, examinando registros de cerca de 500 sitios de aplicación de herbicidas desde 2004 a 2010. También analizaron el ambiente, el suelo, los datos de manejo de malezas y la producción— más de 60 variables en total, asegura  Aaron Hager, científico de la Universidad de Illinois y coautor de la investigación. “Todo lo que pudimos medir en el lote, lo medimos.” La meta: “tratábamos de entender por qué de un lado del camino veíamos un campo inundado de malezas resistentes a glifosato y del otro lado del camino, uno totalmente libre de ellas.” ¿Había un común denominador en cada uno de ellos?

Tus manejos son la clave. Los resultados del estudio demostraron que mejor predictor de la resistencia son las propias prácticas de manejo del productor. Otros factores- el ambiente o las características del suelo, la densidad de malezas, la proximidad a lotes infestados- eran mucho menos importantes. “Este último hallazgo fue bastante sorprendente- agrega Tranel- porque a menudo los productores creen que no podrán manejar las malezas efectivamente a menos que sus vecinos también lo hagan. Esto es para envaletonarse. Muestra que la resistencia no es inevitable. Es lo que vos hacés en tu lote lo que importa”.

Las malezas resistentes a glifosato eran más comunes en lotes donde:

  • el glifosato había sido usado en el 75% de las campañas.
  • donde se habían usado menos modos de acción cada año.
  • donde los herbicidas eran rotados anualmente

Por contraste, los productores que habían usado mezclas elegidas correctamente eran mucho menos propensos a tener malezas en sus lotes, afirma Hager says.

Conocé los modos de acción efectivos. Sin embargo, esta estrategia de manejo de malezas resistentes es efectivo sí, y sólo sí cada componente de la mezcla es efectivo contra el target de malezas que queremos combatir, precisa Tranel. Los productores deben mirar más allá del número de modos de acción en el tanque al número de modos de acción efectivos— una distinción que está frecuentemente olvidad, afirma.

Costos presentes Vs Futuros beneficios. ¿Qué es lo que esto significa para el manejo de maleza en 2016? “Deberían planear el uso de más de un químico efectivo en su problema de malezas, cada vez que apliquen- afirma Hager- y no como una aplicación separada en el curso de la campaña. Los productores deben entender que los resultados de largo plazo en el manejo de maleas serán superiores al costo de corto plazo”.

Recurso: Corn & Soybean Digest

ADAMA/ Maleza Cero

 

Deja un comentario